Bienvenido!!! Inscríbete a nuestro Foro, que por supuesto también es tuyo y podrás de disfrutar de muchas fotografias y vídeos de Odollo, compartir con familiares y amigos y mucho más . Unete a esta comunidad!

El Relojero Losada

Ir abajo

El Relojero Losada

Mensaje por Lorden Alvarez Carlos el Sáb Oct 31, 2009 2:51 am

EL MÁS ILUSTRE DE LOS CABREIRESES.
EL RELOJERO
LOSADA
.


Don José Rodríguez
Losada (cuyo nombre original era José Rodríguez Conejero), nació en Iruela de cabrera León a
finales del siglo XVIII. De ideas liberales, tuvo que huir a Gran Bretaña a
causa de la represión absolutista desencadenada durante la Década ominosa. Una vez en Londres, se familiariza con la industria
relojera, llegando a ser el mejor fabricante de todo tipo de relojes durante
años; sus mercados abarcaban España, Hispanoamérica, y Filipinas. Fue nombrado
Cronometrista de la Marina Española, así
como Cronometrista y Relojero de la Cámara de SS.MM y real Famili


L
a persona que todos los
leoneses conocen como El Relojero Losada fue
bautizado en la iglesia de su localidad natal, Iruela de cabrera, el 8 de mayo de 1797.
Sus padres se llamaban Miguel Rodríguez Álvarez y María Conejero Zamorano,
siendo su nombre de pila José Rodríguez Conejero. ¿Cómo entonces, se le conoce
por Losada? La razón no es otra que la costumbre que existía antaño de adoptar
el nombre del lugar de nacimiento cuando uno salía de su patria chica, máxime
cuando se era de condición hidalga. Esta
es la razón por la cual nuestro personaje fue siempre conocido como José
Rodríguez Losada, ya que Iruela pertenecía a la Jurisdicción de Losada,
dependiente del Marquesado de Villafranca del Bierzo.


Su vida transcurre
plácidamente cuidando el ganado que poseía su familia. Un buen día -según el
historiador astorgano Matías Rodríguez-, contando Losada unos diecisiete años,
pierde una de las terneras que cuidaba. Como no podía ser de otra forma, su padre lo castigo con
dureza, pero en plena paliza, se zafa como puede de sus manos, por lo que éste
le dice que no vuelva sin la res que ha
perdido. Tras mucho buscar, la encuentra medio devorada por los lobos, y al no
poder regresar a su casa, continúa vagando por la Sierra. A la mañana
siguiente, un arriero lo encuentra tirado en el camino cerca de Puebla de Sanabria,,
así que lo recoge y se lo lleva consigo a Extremadura.


Pasados los años, y ya
tornado sus segundo apellido por el de Losada, lo hallamos en Madrid como
oficial del Ejército Español, siendo perseguido por sus simpatías liberales. En
la Capital, esta tarea corría a cargo de un hombre terrible: don José Zorrilla
y Caballero (padre del poeta Zorrilla), Superintendente General de Policía.
Para conseguir escapar de esta persecución, Losada trama un plan. Dado que
Zorrilla tenía encuentros con una dama (él amparado por unos ropajes de obispo,
y ella por una reputación de beata), Losada le envía una nota, haciéndole creer
que era la dama quien deseaba verlo. Una vez en la casa bajo cuyo techo tenían
lugar los furtivos encuentros, Zorrilla se dispone a esperar, al cabo de largo
rato entran varios encapuchados, de entre los cuales uno le amenaza con matarlo
si no le firma un salvoconducto con el que poder salir de España sin ser
molestado; el encapuchado que así procede no es otro que Losada. Tras firmarle
el pasaporte Zorrilla le advierte que solo tiene doce horas de ventaja, ya que
si a las siete de la mañana no está en su despacho, vendrán a buscarlo y él
cursará la orden para que lo detengan. Así pues, lo atan a una silla, pero él
–sin duda alguna hombre dotado de un finísimo sentido del humor- les pide que
lo aten tumbado a un sofá, para poder así dormir más cómodamente, ya que su
trabajo le permitía descansar muy poco, y no era cosa de desaprovechar
oportunidades tal la presente.
Sin perder un momento,
Losada toma el camino de Burgos, y a uña de caballo se acerca a la frontera
francesa. A las siete de la mañana salen en su busca, y aunque la ventaja es
mucha, no descansa ni un solo instante. Aún antes de alcanzar la frontera,
tendrá que hacer frente a dos contrariedades: la pérdida de una herradura, y
una caída de caballo, a consecuencia de la cual se lastima una pierna. A pesar
de todo ello –y tras perder algo de tiempo-, consigue cruzar a galope tendido
el puente sobre el Bidasoa, cuando a punto estaban de darle alcance. Libre ya,
se dirige a Londres, dónde el Comité de
Ayuda a los Emigrantes
(fundado por españoles exiliados para socorrerse
mutuamente) podría prestarle ayuda.
En la capital
británica, Losada entra a trabajar como mozo de limpieza en el taller de un
relojero, pero su espíritu inquieto no se quedará entre escobas y plumeros, ya
que poco a poco se va interesando pos la industria de precisión que entre
aquellos muros se desarrollaba. Una noche –tras observar durante meses a los
maestros relojeros-, monta un cronómetro con piezas sueltas de otros; esto lo
anima a seguir con sus experiencias nocturnas, hasta que un buen día su jefe lo
sorprende, pero no sólo lo regaña por desatender sus ocupaciones, sino que,
vista la calidad del trabajo, lo eleva a la categoría de Oficial relojero. En
pocos años, llega a Primer oficial, al tiempo que demuestra unas excepcionales
dotes como organizador.

E
Encargado ya
prácticamente del negocio, al caer enfermo el dueño, Losada se pone al frente
del mismo, exponiendo ante la viuda –tras la muerte de aquél- sus planes para
el desarrollo de la firma comercial. Ella lo deja todo en sus manos, por lo que
Losada inicia la expansión por España, Hispanoamérica y Filipinas, afianzando
de esta forma la potencia de la
relojería de precisión británica. Unos siete años después de llegar a Londres,
Losada se casa con la viuda de su antiguo jefe, convirtiendo su relojería en
una de las mejores del mundo. Corría el año 1835.
Una de sus primeras
medidas –ya como dueño- es la de trasladar el establecimiento al número 105 de Regent Street, donde permanecería ya
toda su vida. Poco a poco, la firma comercial amplía sus horizontes, abriendo
nuevos mercados con la precisión de sus productos: relojes de bolsillo, de
torre, cajas de música, de joyas y cronómetros marineros. Hacia 1855 comienza
Losada sus gestiones para proveer de cronómetros a la Marina Española; según
Montañés, su costumbre de <<remitir
doble número de cronómetros del pedido, a las autoridades españolas, y permitir
que se tuviesen en observación durante un año, antes de compromiso en firme,
llegó a institucionalizarse, y permitió a la Marina llegar a cotas exquisitas
de elección e imparcialidad.>>
Un año después del inicio de estos
contactos, instala en Jerez de la
Frontera un reloj fabricado por Losada y del que sólo había otro igual: en el
puente londinense de Charing Cross. El
colocado en Jerez era de cuatro esferas y estaba sostenido por una columna, y
llevaba –como todos los suyos- la marca: <>.Si
bien la réplica inglesa de éste funcionaba con electricidad, el español hubo de
ser sustituido por otro que envió Losada desde Londres (y que se movía a
cuerda, ya que la deficiente alimentación eléctrica de Jerez hacía imposible el
buen funcionamiento del primero).
Introducido de lleno en el mercado español de
cronómetros, la Marina Española propone al Gobierno, en 1856, el nombramiento
para Losada de Relojero Cronometrista de la Marina. Dos años más tarde s ele
otorga Encomienda de Número de la Orden de Isabel la Católica, a la vez que es
nombrado Relojero de la Cámara de SS.MM. y Real Familia, con el uso de las
armas reales. De algunos años atrás data la celebración en su relojería de la Tertulia del Habla Española, conocida en
todo Londres, y en la cual sólo se hablaba español. A ella asistían todos
cuantos compatriotas se hallaban de paso
en la capital británica, así como algunos residentes que eran asiduos de
aquellas reuniones.
Con sesenta y dos años,
en 1859, decide Losada viajar a España para visitar Madrid, Astorga e Iruela.
Llega a Madrid en los últimos días de
diciembre, y la sorpresa que se lleva es total: la cuidad ha cambiado muchísimo
desde 1828. Visita a varias personas, entre ellas al General Armero, Ministro
de Marina (como cronometrista que es de la armada). Asimismo, por su cargo de
Cronometrista y Relojero de SS.MM y Real Familia, la Reina Isabel II le concede
una audiencia. Durante sus paseos por la capital de España. Losada repara en
todos cuantos relojes de torre se encuentra a su paso. Uno de los que más le
llaman la atención es el que se encontraba en el Ministerio de la Gobernación,
en la Puerta del Sol. Según le informan, ése es el segundo que se coloca allí,
ya que el otro funciona mal, cosa que también ocurre con el que llama su
atención. A partir de ese momento Losada se propone regalar al pueblo de Madrid
un reloj casi perfecto, para que sea
referencia horaria de los madrileños y de todos los españoles.

E
ntre marzo y abril de
1860, sale Losada de Madrid camino de Astorga, la cual visita de la mano de
Matías Rodríguez. Al poco, toma el camino de Iruela. Cumplido el trayecto a
lomos de mula, se encuentra Losada con la desagradable noticia de que uno de
sus sobrinos está muy enfermo, precisamente aquel en quien él ha pensado para
que le suceda al frente del negocio.
Como el muchacho fallece, Losada se lleva consigo a sus hermanos, José y Miguel
Rodríguez del Riego. Mientras visita su localidad natal, decide regalar a la
parroquia un atar en honor de Santo Cristo así como ropas litúrgicas y un reloj
para la torre de la iglesia. De regreso a Astorga, encarga el retablo y las
ropas.
Una vez en Londres, le
espera mucho trabajo. Amén de diversos encargos de importancia, ha de fabricar
los dos relojes que prometió regalar en sus viajes por España, y atender la
invitación que se le ha hecho para asistir a la Exposición Universal de 1862,
la cual se celebrará en el Cristal
Palace.
Fue el único relojero invitado, lo que le valió el titulo de
relojero del reino.
Ya viudo, y casi con setenta
y tres años, fallece el domingo 6 de marzo de 1870, en su casa de Londres. A su
muerte, la prensa inglesa se preguntaba: ¿qué ocurrirá ahora con la industria
relojera británica? Con el tiempo, los suizos dieron cumplida respuesta a tan
angustiosa pregunta: Sus dos sobrinos quedaron como herederos; José, con la
casa matriz del 105 de Regent St., mientras que Miguel abre nueva sede en la
misma calle, ignorándose en qué número.
Conocida en España la noticia de su
muerte, en la iglesia de Iruela se celebra una misa por el eterno
descanso de su alma.
Sobre la autoría del
reloj de la Puerta de Sol, hay cierta controversia. Si bien en las esferas
consta grabada la firma <<Stainbak
Founders 1865>>, las campanas si
llevan la marca de Losada, asi como una dedicatoria para la villa y corte de
Madrid, por lo que aquellas bien pudieron ser encargadas a otro relojero al
objeto de acelerar su fabricación, La construcción se prolonga durante cuatro
años, siendo inaugurado el 6 de Noviembre de 1866. Su exactitud aunque también
ha tenido sus averias hizo acuñar el dicho de “Eres mas mirado que el reloj de la puerta del sol”.
Carlos Lordén Alvarez.
Madrid.30/10/2009.
PARA QUE LOS CABREIRESES NOS SIENTAMOS ORGULLOS DE NUESTRO ILUSTRE, LEJANO DEL TIEMPO, INTELIGENTE PAISANO.
avatar
Lorden Alvarez Carlos
Estoy subiendo mi ranking como la espuma!
Estoy subiendo mi ranking como la espuma!

Cantidad de envíos : 74
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 14/02/2009
Edad : 58
Localización : Madrid

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Relojero Losada

Mensaje por Alicia Alvarez el Lun Nov 02, 2009 5:36 pm

Así es, hay que sentirse orgulloso!!!
avatar
Alicia Alvarez
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 118
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 16/11/2008
Edad : 43
Localización : Madrid

Ver perfil de usuario http://www.odollo.4umer.net

Volver arriba Ir abajo

Re: El Relojero Losada

Mensaje por Michelle el Sáb Dic 19, 2009 1:57 am

Jajaja...te acuerdas carlos que nos reiamos cuando nos preguntabamos si el relojero le habria manado un reloj a su padre de recuerdo y en recompensa por no haber vuelto con la ternera??jajaja...nos lo pasamos bien en el mercado cuando no hay gente eh??XD

Michelle
Miembro Especial de la Casa
Miembro Especial de la Casa

Cantidad de envíos : 9
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 19/12/2009

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Relojero Losada

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.