Bienvenido!!! Inscríbete a nuestro Foro, que por supuesto también es tuyo y podrás de disfrutar de muchas fotografias y vídeos de Odollo, compartir con familiares y amigos y mucho más . Unete a esta comunidad!

Las médulas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las médulas

Mensaje por Admin el Dom Nov 16, 2008 2:58 pm

Las Médulas, situado en las inmediaciones del pueblo homónimo, en la comarca de El Bierzo, (provincia de León, Comunidad Autónoma de Castilla y León ,España), es un entorno paisajístico formado por los restos de una antigua explotación minera de oro de la época romana, cuando la zona pertenecía a la provincia de Tarraconensis. El enorme trabajo de ingeniería realizado para la extracción del mineral supuso una gran destrucción del medio ambiente, pero dio como resultado un paisaje grandioso y espectacular de arenas rojizas, perfectamente integrado con la vegetación de castaños y robles, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997.


Las Médulas fue en su origen una explotación romana de oro a cielo abierto, aunque los pueblos índigenas prerromanos ya habían explotado el yacimiento, lavando los lodos y las arenas. Seguramente los romanos empezaron a trabajar en la zona en la época del emperador Octavio Augusto, quien dirigió personalmente la mayor parte de las acciones que entre los años 26 y 19 a. C. conquistaron definitivamente los pueblos del norte de la península Ibérica.


Cabe destacar la acción del monte Medulio, donde se verifica el holocausto de cántabros y astures, que prefieren darse muerte antes que entregarse. No obstante, la ubicación del monte Medulio es todavía objeto de discusión.

Plinio el Viejo, que en su juventud fue administrador de las minas, relata que se extraían al año 20.000 libras de oro, lo que, teniendo en cuenta los 250 años de explotación, daría 5.000.000 de libras de oro, es decir, 1.635.000 kg. Según los datos del profesor y arqueólogo Antonio García Bellido, las tierras removidas alcanzan los 500 millones de m³, lo que, calculando un rendimiento medio de 3 gramos por tonelada de tierra, daría como resultado 1.500.000 kg.

En cuanto al número de trabajadores, Plinio habla de 60.000 obreros manumitidos. Estudios modernos, basados en la tierra removida, hablan de 10.000 o 20.000 hombres, contando con suministradores, guardianes, etc. Plinio comenta en sus escritos la dureza del trabajo: «es menos temerario buscar perlas y púrpura en el fondo del mar que sacar oro de estas tierras».


Origen del nombre Según la tradicción, el nombre del actual paraje tendría su origen en el del monte Medulio, cuya ubicación es cuestión de debate. No obstante, hay otra opinión entre los expertos según la cual provendría de la denominación tradicional que se le daba a los amontonamientos de paja, muy comunes en la zona. En el habla tradicional de El Bierzo, aún en uso, existen palabras como meda, montón de forma cónica, y medar, amontonar la hierba, así como medeiro, que según el catedrático Jesús García y García son "parientes" del castellano médano (duna o montón de arena), proveniendo, según él, de la voz latina meta. Otros autores lo relacionan con la voz latina metalla. Aún así, la opinión de que el nombre proviene del Mons Medulius tiene muchos partidarios entre los expertos.


Método de extracción
Una de las galerías de Las MédulasEn el entorno que hoy conocemos como Las Médulas se daban una serie de circunstancias favorables para la extracción del oro: eran tierras de aluvión con pepitas de oro; había abundante agua y la suficiente pendiente como para utilizarla como fuerza hidráulica; y existían suaves pendientes hacia el Sil para los desagües.

El sistema utilizado era el llamado «ruina montium», consistente en la captación del agua existente por medio de canales, almacenándola en depósitos para utilizarla en el momento oportuno. El sistema hidráulico de las Médulas es el más espectacular de los conocidos, por la cantidad de agua utilizada y la longitud y el gran número de ramificaciones de sus canales. Actualmente se conoce todo este trazado, visitable en parte con la compañía de un guía.

Una de las muchas captaciones se hacía desde la falda noreste del monte Teleno. A una altitud de 2.000 metros se acumulaba la nieve que más tarde, ya convertida en agua, llegaba al río Cabo (afluente del Cabrera), que a su vez alimentaba los siete canales que, bordeando la montaña, llegaban a los estanques de la explotación. Estos canales, cuya longuitud se estima en unos 300 kilómetros, tienen una pendiente de entre el 0,6 % y el 1%. El ancho es de 1,28 metros, excepto en las curvas, de 1,60, y su profundidad es de 90 centímetros. La construcción de estos canales, que en algunos tramos discurren bajo la roca en forma de túnel, fue, con diferencia, la obra más difícil y costosa de la explotación.

Posteriormente, el agua de los canales llegaba a unos depósitos construidos mediante el allanamiento y excavado del terreno. La tierra extraida se amontonaba alrededor, formando taludes. Estos depósitos disponián de compuertas para distribuir el agua.


Surgimiento del entorno paisajístico
Uno de los farallones de Las Médulas Abandonada la explotación en el siglo III, la vegetación autóctona fue de nuevo adueñándose del lugar: robles, escobas, carqueixas, encinas y carrascas. A la vez se expandió el cultivo del castaño, del que hoy pueden verse numerosos ejemplares en el parque, algunos de ellos catalogados como árboles centenarios. Todo esto dio como resultado el surgimiento de un entorno espectacular caracterizado por las caprichosas formas del terreno, formado por arenas rojizas perfectamente integradas con la vegetación.

Actualmente, en la fauna de la zona destacan el jabalí, el corzo, el gato montés, etc. En cuanto a la avifauna, existen más de cien especies, localizadas sobre todo en la vertiente del río Cabrera. En las proximidades del lago de Carucedo, del que la tradición cuenta que se formó por el estancamiento del agua empleada para la explotación, crece una variedad de orquídea cuya flor simula un abejorro para atraer de esta forma a los insectos y facilitar la polinización.

En el año 1997 la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad Las Médulas, incluyendo la zona principal de la mina de oro y los Estéiles de la Balouta (42°26′51.1″N 6°48′45.2″O / 42.447528, -6.812556), Valdebría (42°25′45.2″N 6°47′52.8″O / 42.429222, -6.798) y Yeres (42°25′43.7″N 6°46′34.1″O / 42.428806, -6.776139). La delegación de Tailandia se opuso a la decisión por considerar que el paraje es el resultado de la actividad destructora del ser humano y que suponía un perjuicio para la causa de la proteción medioambiental. Alemania y Finlandia estuvieron de acuerdo con esta posición.


Cómo llegar: Desde Ponferrada, por la antigua carretera de Vigo-Orense. Pasado Santalla, en el alto de Rioferreiros se puede tomar a la izquierda, la carretera de acceso a Villavieja, que lleva hasta lo alto del Castillo de Cornatel (se ve desde la carretera). Para continuar hacia Las Médulas debemos volver al desvio y continuar por la antigua carretera de Orense hasta Carucedo, allí, a mano izquierda, está señalizado el desvío hacia Las Médulas. Si continuamos por la carretara por la que hemos venido, poco más adelante, a mano derecha, accederemos al Lago de Carucedo.


Rutas: Ruta de las Médulas


Se parte de Ponferrada, en dirección suroeste, por la antigua carretera de Orense, cruzando las vegas de, Villalibre de la Jurisdicción Priaranza del Bierzo. Pronto se encuentra el viajero frente a las escarpaduras de Santalla del Bierzo y Borrenes, en cuyas inmediaciones se localiza el castillo de Cornatel y el pueblo de Villavieja para llegar a las inmediaciones del lago de Carucedo. Desde allí ya toma la desviación hacia el pueblo de Las Médulas para llegar hasta el yacimiento propiamente dicho. La realización a pie de este último tramo dará ocasión para visitar las cuevas de La Encantada y La Cuevona y para otros paseos aterales entre los castaños.


Caminos interiores: El conjunto del yacimiento forma un fondo de saco al que se acede por una senda de unos cien metros de desnivel que parte de las inmediaciones de la Fuente de la Tía Bibiana.

Ruta de las Medulillas
Desde el pueblo de Orellán, donde hubo un castro romano, parte una pista hacia el Mirador de Orellán, al que podremos llegar en coche. A partir de ahí el paseo se hará a pie bordeando el monte Placias (1025 msnm) hasta el Campo de la Braña, desde donde el camino desciende hacia las excavaciones de las Medulillas en las Cuevas de Reirigo o la Cueva de la Chaira, de más de 250 metros de larga. El camino lleva a la bifurcación de las Pedrices (nombre dado a las piedras de «murias»), desde donde se vuelve al pueblo de Las Médulas.


Si quieres saber más pulsa aquí
avatar
Admin
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 36
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/11/2008
Edad : 43

Ver perfil de usuario http://odollo.4umer.net

Volver arriba Ir abajo

Re: Las médulas

Mensaje por Admin el Dom Nov 16, 2008 3:15 pm





En ocasiones sucumbimos ante los encantos de la naturaleza, y es que ésta es, alguna que otra vez, caprichosa. Si bien es cierto que el hombre lo es aún más, y ni que decir tiene, si este hombre es, además, emperador romano. Es el caso de las Médulas. Este paraje de tierras leonesas el paisaje se lo debemos al ser humano y a su codicia.

En esa contradicción se basa la grandeza de las médulas. Un paisaje natural que la mano del hombre destrozó para lograr sacarle su valor pecuniario, ha dejado paso a uno nuevo, magnífico e impresionante, que no sería tenido en cuenta hasta varios siglos más tarde cuando se hiciera una revisión de su valor histórico y cultural, que es incalculable.

Y es que Las Médulas se las debemos a los romanos y a sus intentos por lograr hacer que cada recóndito lugar del imperio fuese útil. Este paraje no es otra cosa que el resultado de su búsqueda de oro para sufragar los inmensos gastos que generaban en las arcas romanas guerras e invasiones. Al parecer, en la comarca leonesa del Bierzo tuvieron suerte, porque había mucho oro. Tanto que en época del emperador Octavio Augusto (entre los años 26 y 19 A.C.), cuando consiguió conquistar en batallas que dirigió personalmente en el norte de la península, estas minas consiguieron llegar a ser la fuente de la mitad del oro del vasto territorio romano.

En aquellas campañas de conquista el imperio no escatimó en crueldades, tanto es así que en las crónicas destaca la acción llevada a cabo en el monte Medulio (de donde probablemente proceda el nombre actual de Las Médulas), en la que cántabros y astures prefirieron darse muerte antes que dejarse llevar ante las milicias romanas. Del trabajo realizado en esta zona ha quedado constancia gracias a la labor de Plinio el Viejo, quien se convirtió en cronista de excepción, ya que actuó como administrador de esta mina en época de Vespasiano. Gracias a Plinio y su labor de narrador, han llegado hasta nuestros días las condiciones en las que cambiaron la orografía de esta zona. Así en su Naturalis Historia habla sobre el sistema Ruina Montium (Derrumbar los montes) con el que extraían en oro de estas colinas.

El sistema era de planteamiento (que no de realización) muy simple: desviar y acumular agua proveniente de La Cabrera y del Teleno, realizar túneles (llamados Corrugi) que atravesaran las montañas y, en el momento oportuno, hacer correr el agua de los cauces desviados por ellos para obtener así el oro. En la ejecución de este sistema morían a menudo los obreros, según cuenta Plinio "por muchos meses no se ve la luz del día. A menudo se abren grietas, arrastrando a los mineros en el derrumbamiento".

Ese derrumbe se producía de forma inmediata en cuanto dejaban correr el agua por los túneles. Así, continúa relatando, "se anuncia el derrumbe y el vigía colocado en la cima de la montaña es el único que se da cuenta de él. En consecuencia, da órdenes con gritos y con gestos para poner en aviso a la mano de obra y, a la vez, él mismo baja volando. La montaña, resquebrajada, se derrumba por sí misma a lo lejos, con un estruendo que no puede ser imaginado por la mente humana".

Y Las Médulas son, dos mil años más tarde, el resultado de aquella brutal y provocada erosión. Casi 70 hectáreas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1997, que albergan cuevas, túneles e historia en cada recodo. Aunque según los expertos no podamos encontrar oro puesto que se calcula que los romanos sacaron de estas colinas alrededor de 1.500 toneladas, la gama cromática del preciado metal ha quedado impregnada en el ambiente.
Dicen los entendidos, aquellos que han pasado toda su vida contemplando estas inmensas moles de arena roja, que la mejor hora para observarlas es el atardecer, cuando los rayos del sol inciden de tal forma sobre el paisaje que el color de la arena destaca, en continuo y simbiótico contraste con el de los castaños y robles que pueblan la zona. Aunque podemos subir hasta lo más alto de estas derruidas cumbres con un vehículo, lo más recomendable es realizar al menos el último kilómetro y medio a pie para dejar que el paisaje, el aire del campo y la flora y la fauna nos rodeen. Es la única forma de estar preparados para sumergirnos en la historia y en lo que significan cada uno de esos pasadizos.

Muy cerca nos espera el castillo de Cornatel y el lago de Carucedo con su leyenda. El castillo, instalado en lo alto de un risco, ha visto pasar nueve siglos y se resiste a morir. Aunque el tiempo, que ha tratado mejor a sus vecinas Las Médulas, parece haberse encarado con él. Por su interior, que pide en silencio una voz para contar su historia, han correteado nobles, damas y caballeros templarios, cuyo paso por el Bierzo leonés es innegable.

Pero no podemos quedarnos en Cornatel. No hoy, no ahora que el hambre acucia y el botillo nos espera allá en Ponferrada, la capital berciana, acompañado por un vino de la tierra, intenso, de sabor rotundo como lo es el alma de los habitantes de esta zona. Mientras cenamos, sólo algo se mantiene en vigilia, la luz del castillo templario, cuida desde lo alto que no olvidemos lo aprendido hoy.



.
avatar
Admin
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 36
Reputación : 2
Fecha de inscripción : 14/11/2008
Edad : 43

Ver perfil de usuario http://odollo.4umer.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.